sábado, 11 de junio de 2011

Ejercicios Prácticos Para El Pene

Introducción.- El deseo de tener un pene más grande parece ser común a todos, incluso a aquellos que ya poseen un tamaño mayor que el estándar. Sin embargo, hasta hace no mucho no pasaban de ser meros deseos, por la imposibilidad de hacerlo realidad, mientras que los métodos disponibles de intervención quirúrgica y de administración de hormonas no daban resultados satisfactorios, además de ser muy riesgosos. No obstante, en ciertas culturas, mayormente en continentes como África y Asia, el crecimiento provocado del pene parece haber sido una tradición muy antigua, que lograban mediante el colgamiento de pesos y el llamado “ordeño”.


 El deseo imperioso de lograrlo, la experiencia audaz de algunos individuos, y el descubrimiento de esas tradiciones han provocado una revisión de nuestras ideas con relación al asunto, desencadenando en los últimos años una sistema más empírico que científico, pero eficaz, de agrandamiento del pene (PE, o “Penis Enlargement”, en inglés).

Este sistema moderno de PE o agrandamiento del pene continúa enriqueciéndose rápidamente, incorporando nuevos métodos o variantes que han sido ventajosos a los mismos usuarios. Este trabajo está dedicado a los ejercicios manuales básicos, para los cuales no se necesita ningún tipo de instrumento, excepto las manos, y que para muchos son los más confiables y menos riesgosos. Muchos de los ejercicios manuales ya existentes son en realidad variantes de estos ejercicios básicos a los cuales dedicamos este trabajo. Otros métodos que no son estrictamente manuales, porque requieren el uso de ciertos instrumentos, como pesos, extensores y bombas de vacío no serán incluidos en este trabajo. Tales métodos han sido incorporados con éxito por muchos individuos, aunque hay que advertir que su uso requiere una cautela y entrenamiento especiales.

Aunque la mayoría de los que practican el PE lo hacen precisamente con el propósito de agrandar el pene, lo cual es el objetivo de este artículo, también es necesario destacar que existen otros beneficios importantes que pueden lograrse con los métodos de PE; en algunos casos, con ejercicios especializados. Entre los más importantes de tales beneficios podemos citar los siguientes:

  • Control de la eyaculación (eyaculación prematura)
  • Intensificación en el nivel de la erección
  • Restauración o crecimiento del prepucio (para quienes están circuncidados)
  • Corrección de curvaturas
Es bueno advertir igualmente desde el principio que cualquier método de PE actúa lentamente, porque el pene no responde a los ejercicios de la misma manera en que lo hacen los músculos. Quienes se sometan a estos ejercicios de PE deben tener en mente desde el principio que la paciencia y la dedicación serán dos cualidades imprescindibles para obtener el éxito. La impaciencia y la inconstancia son nuestros enemigos más peligrosos. Los primeros resultados mesurables generalmente aparecen después del segundo mes, aunque hay excepciones. A veces el crecimiento parece detenerse (“plateau”), después de un tiempo, reiniciándose de nuevo después de un período de suspensión de los ejercicios o de un cambio en el método. Dicho abiertamente, y no para desalentar sino para preparar los lectores, los métodos de PE requieren muchos meses para llegar a lograr resultados importantes que sean permanentes. Las ganancias reportadas por distintos individuos dedicados al PE varían entre 1 y 3 pulgadas en longitud, como promedio, mientras que algunos dicen haber logrado menos de 1 pulgada, y otros aseguran haber ganado 4 pulgadas. Hay una realidad, y es que por encima de la confiabilidad en los testimonios o en el sistema de medición seguido, cada pene tiene una reacción determinada que varía de un hombre a otro, y que está determinada por la condición personal o genética del individuo. Además, es obvio que los métodos seguidos por todos los que practican estos ejercicios tampoco son idénticos.

Precauciones.- Antes de explicar los ejercicios, es imprescindible exponer dos reglas de extrema importancia que deben seguirse siempre. La primera es que nunca debe permitirse que haya dolor; tan pronto como aparezca alguna sensación dolorosa los ejercicios serán contraproducentes y peligrosos, y deben suspenderse o modificarse. La segunda regla importante es la del descanso, que es tan importante como el ejercicio mismo, a tal punto que resulta preferible no hacer ningún ejercicio a hacerlo en exceso. La reparación y crecimiento de los tejidos del pene ocurren durante el descanso. Muchos hombres con mayor experiencia en los ejercicios prefieren hacerlos en la noche, para que durante el reposo del sueño se produzca una reparación ininterrumpida, más completa, con resultados más efectivos en el crecimiento. De igual manera, los ejercicios no deben hacerse todos los días. Muchos recomiendan los ejercicios durante 5 días de la semana y descansar 2. Otros prefieren los ejercicios y el descanso en días alternos. De hecho, existen reportes de muchos individuos cuyo crecimiento se ha detenido después de cierto tiempo, determinando en ellos el abandono de los ejercicios; un tiempo después se han reincorporado a los ejercicios, sólo como mantenimiento, y el crecimiento ha comenzado de nuevo. De igual manera, otros afirman haber alcanzado el tamaño deseado y han cambiado el programa normal de ejercicios por uno más ligero de mantenimiento, y para su sorpresa, el crecimiento ha reiniciado.

Otra precaución muy importante es que los principiantes deben abordar estos ejercicios con un ritmo o intensidad gradual. La dosificación óptima debe alcanzarse alrededor de la cuarta semana, siempre estando atento a cualquier resultado secundario inconveniente, que podría ser índice de exceso.

Una última recomendación será la de evitar toda actividad sexual, incluida la masturbación, por un período de al menos 2 horas antes de los ejercicios y 2 horas después de ellos, porque el estrés causado por la actividad sexual en el pene sería un obstáculo en la eficacia óptima de los ejercicios.

Consideraciones anatómicas.- El crecimiento del pene se produce en dos direcciones: longitud y grosor, y sólo el conocimiento anatómico del órgano nos permitirá entender cómo ocurre el crecimiento y cómo los ejercicios propuestos están diseñados para lograrlo. El lector debe consultar en algún momento un buen estudio de la anatomía del pene con ilustraciones. En este trabajo nos limitaremos a los elementos anatómicos más importantes del órgano sobre los cuales actúan directamente los ejercicios de PE. Estos elementos son el ligamento suspensorio y tres cuerpos cilíndricos de estructura esponjosa: los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso de la uretra. El ligamento suspensorio es como una cuerda que se extiende por debajo de la piel en la parte dorsal del pene, y está insertado en el hueso del pubis por un extremo, y por el otro –cerca de la base del pene–, en la “fascia” profunda, que es una capa consistente pero flexible, que cubre a las demás estructuras internas del pene. El ligamento del pene está constituido por un tejido similar a cualquier otro ligamento del cuerpo. Es el ligamento la estructura que mantiene el ángulo del pene erecto con relación al cuerpo, y es también el ligamento el que limita el crecimiento en longitud del pene, así como la longitud alcanzada durante la erección.

El otro elemento anatómico a considerar es los dos cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso de la uretra. Estas tres estructuras cilíndricas recorren todo el interior del pene, hasta el glande, teniendo su otro extremo en la cavidad pélvica, y están constituidas por un tejido de naturaleza esponjosa, denominado a veces como el “tejido eréctil” del pene, ya que son estos tres cuerpos los responsables de la erección, al aumentar considerablemente de tamaño y consistencia cuando la sangre llena a presión las diminutas cavidades de su naturaleza esponjosa. Los cuerpos cavernosos son dos y están situados en la parte dorso-lateral del pene, mientras que el cuerpo esponjoso de la uretra ocupa la parte ventral, conteniendo a la uretra a lo largo de su interior, como se muestra en el siguiente gráfico:
Corte transversal del pene”.


Fundamento de los ejercicios.- Todo ejercicio encaminado a hacer crecer el pene tiene que tener en cuenta los factores expuestos arriba. Los ejercicios para hacer crecer el pene en longitud están basados en el estiramiento del ligamento, fundamentalmente. En tanto que los ejercicios para el crecimiento en grosor del pene están concebidos para provocar un aumento de la presión sanguínea en las cavidades del tejido esponjoso, cuando se aprieta o exprime el pene semierecto, trayendo como consecuencia el ensanchamiento de las cavidades, cuyas paredes se rompen y reconstruyen parcialmente a un nivel microscópico, para dar cabida al nuevo volumen de sangre.

Ambos ejercicios para aumentar la longitud (estiramiento) y el grosor del pene (“jelq”) que estudiaremos a continuación deben considerarse como complemento uno del otro, y el sistema que proponemos como ideal es que ambos deben efectuarse en una misma sesión, para que los ejercicios tengan su mayor efectividad.

Calentamiento:

La temperatura es un factor importante. Antes de comenzar una sesión de ejercicios debe hacerse un calentamiento del pene con una toalla mojada con agua caliente, o por cualquier otro método. Un método muy fácil de usar es la bolsa que contiene un gel en su interior, y que puede calentarse en el horno de microonda. Este calentamiento es muy importante porque hace a los tejidos más flexibles, especialmente el del ligamento, que es el más consistente, y activa la circulación sanguínea en el interior del pene y el metabolismo de los tejidos, lográndose así que los ejercicios sean más efectivos y menos traumáticos. 10 minutos de calentamiento es suficiente.

Estiramiento:

El pene tiene que estar flácido o muy ligeramente erecto, lo que algunos manuales expresan como un 25% de erección. Si estuviera completamente erecto, sería un impedimento, ya que la dureza de los cuerpos cavernosos se opondría al estiramiento del ligamento. El estiramiento del pene debe hacerse agarrando el pene justamente detrás de la corona del glande, de la manera en que más cómodo resulte. Una forma común es colocando la mano por debajo del pene, con la palma hacia arriba y con los dedos apuntando hacia los testículos. Se sujeta el glande con los dedos índice y del medio, uno a cada lado, inmediatamente detrás de la corona. Se hace presión en el glande con el pulgar por encima para garantizar la firmeza. Se estira el pene hacia delante todo lo más que sea posible, hasta que haya una ligera molestia, pero nunca dolor. Esta sensación será la medida de la intensidad apropiada del estiramiento, y sólo cada individuo es capaz de decidir cuál es la suya.

Los ejercicios de estiramiento varían en cuanto a su duración y al ángulo con que se efectúan. Para la etapa óptima o avanzada de la cuarta semana, se propone hacer cada estiramiento durante unos 30 segundos (algunos lo extienden hasta 1 minuto) y repetirlo hasta un total de 4 estiramientos con una pausa breve entre cada dos estiramientos consecutivos. El método más efectivo es el de hacer 4 estiramientos en cada dirección. Supongamos al individuo de pie, para para que no haya confusión con las direcciones, entonces el ejercicio sería en la forma siguiente:

  • 4 estiramientos hacia delante.
  • 4 estiramientos hacia arriba.
  • 4 estiramientos hacia abajo.
  • 4 estiramientos hacia la derecha.
  • 4 estiramientos hacia la izquierda.
Después de este ciclo de 4 estiramientos en cada una de las cinco direcciones, se estira de nuevo el pene y se hace un movimiento rotatorio de 30 segundos, pasando por todas las posiciones anteriores (excepto la posición hacia delante), como describiendo un círculo imaginario con el glande, y luego se repite pero en sentido contrario.

Este método en todas las direcciones garantiza un estiramiento pleno de todos los haces que constituyen al ligamento, especialmente en su partes más anchas, que son ambos extremos, por donde ocurre la inserción.

Durante los estiramientos, el músculo bulbocavernoso o BC (léase el artículo “Localizando el Músculo BC”.) debe mantenerse totalmente relajado, ya que su contracción ejercería tracción en las estructuras del pene en sentido opuesto, incluyendo el ligamento. Para los que no conozcan acerca de este músculo, baste decir ahora que este músculo es el que contraemos cuando interrumpimos bruscamente el flujo de la orina y también cuando movemos hacia arriba el pene erecto. Los ejercicios con el músculo BC, que son imprescindibles en el PE, y que se conocen como “kegels” (debido al nombre del médico que los inventó), deben leerse en otro artículo.

Para los que comienzan los ejercicios, en lugar de hacerse 4 estiramientos en cada dirección, puede hacerse uno solamente, durante una semana, e ir aumentando el número de estiramientos en cada dirección hasta alcanzar el número de 4 en la cuarta semana. Cada individuo será quien único podrá determinar si el incremento gradual con la frecuencia propuesta será el más conveniente para él, y deberá guiarse en su decisión por el índice de molestia al hacer el ejercicio y al comenzar al día siguiente. Otros efectos secundarios no son comunes en los ejercicios de estiramiento.


Aunque los ejercicios de estiramiento del pene están concebidos para agrandar la longitud de este órgano, es muy importante destacar que en una medida menor, estos ejercicios también causan crecimiento en grosor. ¿Cómo? Al estirar el ligamento suspensor también estiramos los cuerpos cavernosos, el cuerpo esponjoso y también todas las demás estructuras del pene, que han sido forzadas conjuntamente a crecer hacia delante. Al cesar la fuerza que ocasionaba el estiramiento, y volver todas las estructuras del pene a su condición de reposo, el incremento en el tamaño, que era forzado en una sola dirección, tiene que “acomodarse” también en forma radial, es decir aumentando el grosor del pene.



Jelq (ordeño):

Como ya se dijo anteriormente, este método tiene como objetivo el ensanchar los espacios del tejido esponjoso de las tres estructuras cilíndricas, al exprimir el pene y aumentar la presión de la sangre sobre las paredes de esos espacios. Para poder hacerlo, el pene tiene que estar en un estado de erección que muchos lo expresan numéricamente como 75%, pero que puede también expresarse como algo más que medianamente erecto sin estar completamente erecto. Si el pene está flácido o si está totalmente duro, el procedimiento no tendrá efecto. El resultado esperado es el crecimiento en grosor del pene, pero como se entenderá después de descrito el ejercicio, el jelq conlleva un estiramiento del pene y, por lo tanto, también tiene efecto en el crecimiento en longitud del órgano.

El procedimiento es el siguiente. Cuando el pene tenga la erección ideal, se aplica un lubricante en las manos y el pene, y se colocan los dedos pulgar e índice de manera que formen entre sí como un anillo alrededor de la base del pene. Se sitúa la mano por el lado superior o dorsal del pene, con la palma hacia abajo, tocando a la piel de la parte dorsal del pene. Los dedos pulgar e índice se colocan rodeando la base del pene, y tocándose entre sí por las puntas, en la parte inferior de la base. De esta forma, el “anillo” está alrededor de la base del pene, pegado al pubis. Para la mayoría de los individuos, la forma más cómoda para los antebrazos sería colocar la mano por debajo del pene, con la palma hacia arriba. El problema de esta posición es que el “anillo” alrededor de la base del pene no quedaría tan pegado al pubis, ya que en su lugar lo estarían los otros tres dedos, y lo más efectivo es que el “anillo” esté colocado lo más profundamente que se pueda en el pubis. Los que prefieren esta forma, con la mano por el lado inferior del pene, tienen que colocar los otros tres dedos alrededor de los testículos, y podrán comprobar que el “anillo” no quedará colocado tan profundo en el pubis como cuando se hace con la mano por encima.

Una vez entendido cómo se coloca la mano, y aplicado el lubricante en las manos y el pene, se procede de la forma siguiente: Se aprietan bien los dedos que forman el anillo lo más que se pueda, sin ocasionar dolor, exprimiendo el pene, que está en un 75% de erección, entonces se hace deslizar lentamente el “anillo” desde la base del pene hasta la corona del glande, haciendo que tarde como unos 3 o 4 segundos en el deslizamiento. Esta acción logra que la sangre contenida en el pene se mueva hacia delante, ejerciendo presión en todas direcciones (excepto hacia atrás). Esta presión obliga a las cavidades del tejido esponjoso a ensancharse. Cuando la mano ha llegado al borde del glande, ya la otra mano debe estar en posición, con los dedos del “anillo” en la base del pene. Las dos manos alternan en este movimiento lento como de ordeño. Para los que hacen este ejercicio por primera vez, se recomienda una duración de 5 o 10 minutos, que se incrementará gradualmente a un máximo de 20 minutos (algunos prefieren 30 minutos) en el transcurso de 4 semanas.

Después de concluida la sesión de “jelq”, el pene debe lucir algo enrojecido e hinchado o turgente durante una media hora o a veces más. Este efecto es normal. Con respecto a los efectos secundarios adversos, como se advirtió en la explicación de los estiramientos, cada individuo es su propio juez, aunque puede contar con la ayuda de otros más experimentados. A diferencia de los estiramientos, el “jelq” puede producir una variedad de efectos secundarios. Los más comunes son: cierto entumecimiento temporal; puntos rojos en el glande, que indican la ruptura de pequeños vasos sanguíneos; y puntos de descoloramiento en el glande, también debido al riego sanguíneo alterado. Estos no son signos de alarma, pero sí son índices de la intensidad con que se está efectuando el “jelq”. Una decisión razonable sería suspender los ejercicios por uno o dos días, hasta que desaparezcan estos efectos negativos, y comenzar de nuevo con una intensidad menor.

Lubricante.- El lubricante debe dejarse a la elección individual. Existe una gran variedad de productos que pueden usarse como lubricantes. Los hay de dos tipos generales: acuosos y grasos. El lubricante acuoso más usado en los ejercicios es el que se vende en el mercado estadounidense con el nombre comercial de KY, o similares, y el lubricante graso más común para este ejercicio es el Baby Oil o aceite para bebé, que también puede adquirirse en forma de gel. La ventaja de los lubricantes acuosos es la facilidad para eliminarlos una vez terminado el ejercicio, ya que basta lavarse con agua, mientras que su desventaja es que se secan con mucha frecuencia, requiriendo varias aplicaciones durante el ejercicio; sin embargo, existe en el mercado un nuevo lubricante acuoso, que apenas se deshidrata durante el uso, y que se mantiene húmedo durante todo el ejercicio: ID y WET son los nombres comerciales de los más conocidos. La desventaja de los lubricantes grasos es la dificultad para ser eliminados de la piel, lo cual puede causar irritación en una piel sensible

Sin embargo, una modalidad que algunos usan es el llamado jelq seco (“dry jelq”), o jelq sin lubricante. Este método impone ciertas dificultades. Al usar lubricante, el “anillo” se desliza fácilmente sobre la piel desde la base del pene hasta el borde del glande. Al eliminar el lubricante, como se hace en el “dry jelq”, el “anillo” no se desliza sobre la piel, sino que ambos, el “anillo” y la piel juntos, se deslizan sobre los tejidos subcutáneos del pene. Muchos encontrarán una gran dificultad, particularmente los que están circuncidados, al tratar de estirar la piel de modo que el “anillo” pueda llegar desde la base hasta el glande.

Calentamiento:

Al final debe aplicarse de nuevo el calentamiento durante 10 minutos, para activar el riego sanguíneo al máximo.

Una vez concluida la sesión, el pene debe verse turgente y enrojecido por aproximadamente media hora. El reposo del órgano será el paso a seguir.

Si hacemos todo lo indicado aquí con constancia y dedicación, habrá un solo resultado principal: crecer.

¡Buena suerte a todos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada